Acordes tristes o alegres y Ritmos que influyen

Una de las cosas que se escuchan sobre la música en general, es que es el arte que mejor conecta con la emociones humanas. Esto es algo subjetivo, pero a mi me afecta —en todos los sentidos: positivo, negativo o de manera neutra— mucho más una sonoridad, que un cuadro o una danza.

Quizás la literatura, la palabra escrita o hablada afecte mucho más, pero en otra dirección. La música, a mi entender, conecta más con las emociones primarias que con los sentimientos; que suelen ser una mezcla de emociones y a veces contradictorias.

La música puede conectar con la parte más atávica del ser humano. Sobre todo a través del componente rítmico. Un conjunto de instrumentos de percusión te puede transportar hasta las interioridades más animales de tu ser. Espacios de nuestra psique que normalmente están sepultados bajo capas de raciocinio e intelectualidad; de condicionantes sociales que no nos dejan conectar con nuestra parte más esencial. Estados de ánimo y que no es fácil definirlos o expresarlos con palabras.

La música puede. Llega hasta allí.

Y ¿Qué es la música? Jejejeje. Eso es la pregunta del millón. Mr. Google dice:

  1. Arte de combinar los sonidos en una secuencia temporal atendiendo a las leyes de la armonía, la melodía y el ritmo, o de producirlos con instrumentos musicales.”estudia música desde muy joven; se dedica a la música en cuerpo y alma”
  2. Conjunto de sonidos sucesivos combinados según este arte, que por lo general producen un efecto estético o expresivo y resultan agradables al oído.

Pero me gusta más la de la RAE:

  • Melodía, ritmo y armonía, combinados.

Haciendo un juego comparativo: El ritmo sería la base ancestral (cerebro reptiliano). La armonía la base de la emoción (cerebro límbico). La melodía el matiz, el mensaje implícito del sentimiento (neocortex). 

El ritmo influye directamente en el movimiento, en la comunicación no verbal. La sensualidad, es energía o calma.

Los acordes básicos —la armonía—, los dividimos en tres grupos: Mayores (alegres), menores (tristes), disminuidos (tensos). Pero esto es muy subjetivo.

La melodía flota sobre las dos capas anteriores, viéndose afectada enormemente por los posibles cambios que se produzcan en ellas: Una misma melodía tocada sobre ritmos o armonías diferentes, es, a su vez, cosas distintas. Las circunstancias, el entorno, cambian la interpretación de cualquier mensaje: Entra en juego el entendimiento subjetivo de las personas.

En el vídeo de hoy, mi almno Borja y yo, hablamos de por qué un acorde menor que se suele decir que es «triste», a él le parece que no lo es tanto. Y que a mí me parece mejor decir melancólico. También tocamos el tema del ritmo y la manera de estudiar un solo de guitarra teniendo en cuenta lo que te he contado más arriba.

Quizás hemos charlado de más cosas, pero eso descúbrelo tú mismo. Hasta el próximo artículo. Y no olvides que puedes recibir clases de Guitarra, Armonía y Composición ON LINE y Presenciales.