¡Hola de nuevo! Hoy vamos a ver todo sobre los Power Chords, un tema muy buscado y que cuando queremos tocar la guitarra, es de lo primero que aprendemos y practicamos. ¡Incluso después, cuando ya no somos principiantes!

Power Chords: Un «pseudo acorde»

¿Qué significa esto? Ya sabemos que para formar un acorde nos hacen falta como mínimo tres notas diferentes. La famosa Triada Básica:

R , 3ª y 5ª

Pues bien un Power Chord no es exáctamente esto. En su estructura encontramos una raíz, una quinta y… una octava. Es decir, falta una nota distinta. La octava es la misma nota que la raíz aunque se toque seis tonos más aguda. Por ejemplo:

C-G-C

En especial, lo que más se echa de menos es la 3ª del acorde —ya sea mayor o menor—, que es la que proporciona al conjunto de notas el carácter o cualidad: Acorde Mayor o Acorde Menor.

Esta circunstancia nos permite acompañar rítmicamente y  ¡con mucha energía! cualquier rueda de acordes sin preocuparnos de si tal acorde es mayor o menor.

Lo de la energía es debido a que las quintas (justas) son muy potentes y, en cambio, cuando a la estructura del acorde se le añade una tercera, el sonido resultante es más «dulce».

La tercera nos ayuda a posicionar funcionalmente un acorde con respecto a los demás, en una rueda de acordes indeterminada, donde las posibilidades suelen ser varias.

Por ejemplo, si tengo tres raíces:  C, G , D; pueden ser C, G, D (todos mayores) o C, G, Dm. Incluso Cm, Gm, Dm (todos menores) o Cm, Gm D, etc.

Cuando en vez de tocar acordes completos, tocas Power Chords, la cosa se facilita…

Técnicamente, pero armónicamente se indetermina el foco tonal y la tonalidad de origen. Lo que nos hace tener dificultades a la hora de elegir la escala con la que deberíamos improvisar o componer una melodía para interpretarla sobre ellos.

Inversiones de los Power Chords

El misterio comienza cuando, a pesar de que parecen muy prácticos y fáciles de usar y tocar, nos topamos con los famosos intervalos y sus inversiones.

Para seguir mejor el resto de lo que te voy a contar, deberías echar un ojo al artículo de esta web La regla del 9 o ver este vídeo.

Una inversión es, en dos palabras, darle la vuelta a un acorde para que su nota más grave no sea la raíz. Por ejemplo:

C mayor es: C-E-G y su 1ª inversión sería: E-G-C

¿Comprendido?

Pues bien, un Power Chord también se puede invertir, y el resultado puede ser sorprendente. Mira este vídeo donde he experimentado con diversas sonoridades de Power Chords, con o sin inversión:

Suscríbete👇

El Círculo de Quintas

Para comprender esto vamos a tener que echar mano de esta fantástica herramienta, pero ahora no podemos entrar en ello.

Te dejo una explicación magistral de, a mi entender, uno de los cracks de la divulgación musical en España, Jaime Altozano, con la que podrás entender el Círculo de Quintas. La tienes en en este vídeo.

Cuando inviertes un Power Chord, obtienes un resultado ambiguo:

C5 es C-G-C, y su inversión C5/G es G-C-G

Todo eso es debido a que una quinta, la esencia de un Power Chord, si la inviertes ¡se convierte en una cuarta!

La posición típica de «tocar en quintas» es:

y la de «tocar en cuartas»:

Y la postura de Power Chord es:

Por eso, sucede que en algunas ocasiones al aprenderte una canción crees que estás tocando o hay que tocar una cosa, cuando en realidad es la contraria. :mrgreen:

Un ejemplo típico es el riff principal de Smoke on the Water, de Deep Purple.

Para que lo entiendas visualmente aquí tienes una foto:

power chords inversiones

La Regla del 9 (recuerda el artículo que te sugerí que vieras) dice:

9-5= 4 

Como el 5 en la fórmula es justa, el resultado, el 4 de la fórmula, es justa. 😉 

Buscando Sonoridades con Los Power Chords

La sonoridad de un Power Chord, invertido o no, es potente. La potencia no es una cualidad que se consigue sólo con la distorsión.

El Power Chord en si mismo, contiene esta cualidad, por eso se utiliza tanto en rock como en pop o power pop o indie… o lo que sea. ¡La cosa es meter cañuza! 😈 🤘🏼

Bueno, en el vídeo de hoy trato todo lo que te resumido en este artículo. En breve publicaré la 2ª parte, donde utilizaremos los Power Chords de una manera más avanzada y sugerente (Eso no significa difícil, te adelanto una canción donde se hace, para que te familiarices con el sonido).

(ACTUALIZACIÓN: Ya lo puedes ver aquí.)

Y no olvides que si quieres, puedes recibir CLASES de guitarra, armonía y composición ON LINE informarte AQUÍ. También puedes ver más en mi canal de YouTube

Suscríbete👇

El sistema de visualización y digitación de acordes en triada más conocido es el sistema americano llamado CAGED, es el acrónimo de las letras que designan los modelos básicos de acorde C, A, G, E y D.

En inglés tienen la suerte de que caged es una palabra con significado (enjaulado), pero en castellano no, así que, en mis clases, he incluido un nombre más, en total seis, para distribuir los modelos por cuerdas, en vez de por solapamiento, como hace el CAGED.

He añadido un modelo al que llamo «F» para designar una postura que ya se hace pero, que yo sepa, no tiene nombre. Pero esto lo veremos en otro artículo.

Hoy quiero explicarte un sistema de visualización que nos va a facilitar el trabajo de saber las notas en el mástil y además ayudarnos con la visualización de los modelos de acorde, de las escalas y por tanto, una herramienta muy útil a la hora de improvisar sobre cualquier rueda de acordes: La Octavación.

Te dejo unas fotos donde puedes observar cómo y cuáles modelos CAGED se integran en cada una de las cinco digitaciones de una pentatónica mayor y otra menor, para que te hagas una idea del potencial que tiene la combinación de diferentes sistemas de visualización.

En ellas se aprecian la raíz de la escala y sus octavas, que coinciden con las de cada modelo CAGED correspondiente. ¡Intenta encontrar cuál modelo hay en cada figura de las pentatónicas!

(pincha en las imágenes para descargarlas)

 

 

 

 

 

 

El resto, te lo dejo todo explicadito en el vídeo  😎

Y no olvides que si quieres, puedes recibir CLASES de guitarra, armonía y composición ON LINE. Informarte AQUÍ. También puedes ver más en mi canal de YouTube

Suscríbete👇

Una tonalidad es el conjunto de todos los acordes que podemos construir utilizando las notas de una misma escala —escala fuente.

Cada una de sus notas será la raíz respectiva de cada uno de los  acordes, y el material que usaremos para completar la estructura de dichos acordes. Es decir, que sólo podremos utilizar notas de la escala fuente para construir los acordes de una misma tonalidad.

La estructura básica de un acorde puede ser de dos formas: Triada o Tétrada, y su estructura es así:

TRIADA         R- 3ª-5ª

TÉTRADA     R-3ª-5ª-7ª

Dependiendo de la distancia que haya desde la raíz hasta el resto de los intervalos que forman un acorde determinado, así será dicho acorde:

  • Mayor, mayor con séptima mayor o mayor con séptima menor.
  • Menor o menor con séptima menor.
  • Disminuido o semidisminuido.

En la siguiente foto vemos cómo queda la estructura de los siete acordes de la tonalidad de C (mayor):Como se puede apreciar, no hay ningún acorde que tenga en su estructura una nota que esté fuera de la escala de C (mayor).

La fórmula de tonalidad mayor, es decir la estructura genérica de los siete acordes que surgen, incluyendo las séptimas, es decir tétradas, queda como sigue:

Imaj7 ii-7 — iii-7 — IVmaj7 — V7 — vi-7 — VIIø

Ahora vamos a practicar la secuencia en las doce tonalidades. Aquellas que podemos construir con las doce escalas mayores naturales existentes. Usaremos , en este caso, el mismo modelo de acorde para los doce acordes: El modelo «A» (también conocido como Drop 2 en 5ª cuerda; pero esto ya lo veremos más adelante).

El objetivo de hacerlo en todos los tonos, no es otro que familiarizarse con la visión completa del mástil, ya que en general nos dejamos llevar demasiado por los puntos de referencia del diapasón, conocidos como inlays. Por otro lado, estaremos obligados a tocar cada acorde en diferentes partes del mástil, de manera que mejoraremos la habilidad para adaptar los dedos a los diferentes espacios entre trastes, y a las diferencias de radio del diapasón etc.

Estas son las figuras que tenemos que tocar, sólo hay que acoplar las bolas rojas (raíz del acorde), a los tonos que correspondan en cada caso:

Para saber cómo tocar todos los acordes y practicarlos en todos los tonos, te dejo  aquí la tabla de todos los acordes:

Y un vídeo donde te lo cuento todo más detalladamente… ¡Hasta la semana que viene!

Y no olvides que si quieres, puedes recibir CLASES de guitarra, armonía y composición ON LINE informarte AQUÍ. También puedes ver más en mi canal de YouTube

Suscríbete👇

“Los acordes lo son todo”

Es una frase del guitarrista americano Robben Ford, al que admiro y que me influenciado en mi forma de entender la música. Lo que viene a decir, es que la información que aportan los acordes de una secuencia o canción es primordial. Hasta el punto de que una misma melodía «vestida» con acordes diferentes a los originales con los que se compuso, parece diferente, otra.

En esta lección intentaré explicar (vídeo al final) cómo y con qué acordes podemos sustituir la armonía de un tema pop sencillo, utilizando acordes del mismo tipo que los originales, pero con extensiones añadidas, o cambiando de tipo de acorde.

Me he guiado de una video-lección del guitarrista y producto americano Rick Beato, donde explica este concepto. Su lección la he adaptado a mi manera porque siempre hay varios puntos de vista y diferentes nomenclaturas para un mismo concepto. Y, por supuesto, en castellano jejeje.

Los diferentes tipos de acordes, los diferencia en tres grupos: Mayores, Menores y Dominantes. Aquí está la tabla de sustituciones:

Sustituciones

Hay que tener en cuenta que después de todo se trata del gusto y la estética de cada persona, y aunque un acorde determinado pueda ser perfectamente sustituible por otro, el resultado final depende de las elecciones que vayas haciendo dependiendo de tu forma de entender la música: Nada está mal o bien, simplemente es tuyo.

Por supuesto, es importantísimo que profundices en el conocimiento de intervalos y en su visualización en la guitarra. ¡Son los ladrillos de la música!

Aquí tiene s un PDF con varias de la formas alternativas para que las puedas tocar en la guitarra:

Aquí tienes un vídeo donde toco y explico detalladamente estos acordes y sus variantes.

Y no olvides que si quieres, puedes recibir CLASES de guitarra, armonía y composición ON LINE informarte AQUÍ. También puedes ver más en mi canal de YouTube

Suscríbete👇

Al reproducir simultáneamente tres o más notas se genera un acorde. O sea, un acorde es la superposición de tres o más notas. Las dos fórmulas básicas son la triada y la tétradaSe construyen superponiendo a la raíz notas a distancia de tercera. Sus representaciones principales, aunque hay más tipos, son así:

  • TRIADA        R 3ª 5ª  –
  • TÉTRADA     R 3ª 5ª 7ª

La combinación y transformación de los diferentes intervalos que forman estas dos fórmulas, configura el conjunto de acordes básicos que podemos construir. Debemos tomar especial atención a sus símbolos o nomenclaturas, especialmente en lo que se refiere a las séptimas:

Lo importante ahora, por encima de nomenclaturas o convencionalismos, es que seamos capaces de identificar estas doce sonoridades básicas. Para ello es imprescindible tocarlas todas; en orden o aleatoriamente, para incluirlas en tu mochila de sonoridades.

Digo sonoridades, no acordes; con el fin de dejar claro que si descubrimos la esencia de cada una de ellas, podremos identificarlas aunque no se toquen al completo, falten elementos o estén organizados de diferente manera. También se puede dar el caso de que se hallen imbuidas en la estructura de un acorde diferente, por ejemplo:

G (triada) es: G-B-D y E-7 (tétrada) es: E-G-B-D

G está dentro del acorde E-7. A esto, con mis alumnos, le llamo el Alien que hay en la barriga de otro acorde 😉

A continuación dejo una colección de formas para tocar las doce sonoridades, en las que he usado el modelo A (del famoso CAGED). Ten en cuenta, vuelvo a insistir, que el modelo podría ser otro, o varios, así que, recuerda:

¡No es lo mismo modelo que acorde!

Aquí tienes un vídeo donde las toco todas para que te hagas una idea.

Y no olvides que si quieres, puedes recibir CLASES de guitarra, armonía y composición ON LINE informarte AQUÍ. También puedes ver más en mi canal de YouTube

Suscríbete👇

Una Tonalidad mayor es un conjunto de acordes que hemos construido con las notas de una misma escala mayor. Por ejemplo la tonalidad de C son siete acordes cuyas raíces respectivas son cada una de las 7 notas de la escala. Desde donde utilizando la fórmula:

R+3ª+5ª

Vamos construyendo los siete acordes: 7 notas para 7 acordes  😉

Ya intuimos que la escala que hemos utilizado para construir los acordes es la misma que vamos a usar para improvisar sobre ellos, pero hay que tener especial cuidado con aquellas notas de la escala que estén ½ tono por encima de las notas que forman el acorde, que esté sonando en un momento determinado de la armonía o rueda (conjunto de acordes) de un pasaje o canción: Estas son las notas prohibidas.

Estas notas «prohibidas» no se llaman así porque no se puedan tocar, simplemente necesitan pasar a un punto de reposo, necesitan resolver, en las que forman el acorde que tengamos en la base. Tocar la escala sin ton ni son puede resultar feo si no se hace con cuidado de respetar cómo las notas que vamos tocando resuelven sobre los acordes.

El resto de las notas de la escala se llaman tensiones, o extensiones, y no son ni resolutivas ni prohibidas: Aportan color al acorde. Si bien en algunos casos esa tensión es fuerte y si no tienes el oído desarrollado pueden parecer prohibidas. Es necesario ir diferenciando los tres tipos de sonoridad.

Dejo aquí un vídeo con un temita que he compuesto para la ocasión y su TAB explicativa. Pero ten en cuenta que en condiciones normales, no habría elegido una combinación así pues he forzado la composición del solo para que haya notas prohibidas que suenan mal o regular sobre los acordes, luego las hago resolver (reposar) para que se note el efecto.

NOTAS PROHIBIDAS

Y no olvides que si quieres, puedes recibir CLASES de guitarra, armonía y composición ON LINE informarte AQUÍ. También puedes ver más en mi canal de YouTube

Suscríbete👇

Tocar SEXTAS en la guitarra es un recurso muy utilizado en estilos como el BLUES, COUNTRY o ROCK. Aquí os dejo un TIP para que visualicéis mejor esta técnica en el mástil. Para comprender mejor este truco puedes consultar: La regla 9

Puedes ver el tutorial completo sobre cómo se tocan las sextas en la guitarra a lo largo del mástil.

Y no olvides que si quieres, puedes recibir CLASES de guitarra, armonía y composición ON LINE informarte AQUÍ. También puedes ver más en mi canal de YouTube

Suscríbete👇

Vamos con la siguiente entrega de figuras en el mástil:

En este caso se trata de poner en contexto las cuatro figuras que hemos visto hasta ahora: carrito, muelle, casita y cepillo…

😉

Si no estáis familiarizados con esta forma de visualizar las digitaciones de las pentatónicas podéis consultar los dos primeros artículos:

Conexión de Pentatónicas: Figuras en el Mástil (1) y Conexión de Pentatónicas: Figuras en el Mástil (2)

Lo que necesitamos conseguir es abarcar la mayor parte posible del diapasón con las figuras que hemos visto pero, como se hace habitualmente, ceñidas aun tono (escala) determinado; de manera que podamos «sustituir» las cinco digitaciones convencionales de la pentatónicas.

Por eso, aunque las cuatro figuras tomadas en valor absoluto se pueden tocar asignadas a cualquier acorde, en este caso aparecen ordenadas de una manera fija, manteniendo su posición con referencia al camino que nos marca la escala que hayamos decidido utilizar , y por tanto al acorde o acordes apropiados del tono elegido: El acorde mayor principal sobre el que tocaremos la escala y su relativo menor.

Obviamente esto es una alternativa de visualización que nos ayuda a digitar de manera correcta los puntos que seguro van a sonar bien en una rueda de acordes determinada. No se trata nada más que de jugar con formas que son más fáciles de distinguir y memorizar que las cinco digitaciones cerradas principales de las pentatónicas. Y, además, dejar claro que esto es un sistema de apoyo ya que más adelante, deberemos encarar el aprendizaje de las digitaciones convencionales.

Sería, por tanto, poco practico desarrollar más este sistema de figuras —que al fin y al cabo es un juego de visualización— cuando disponemos ya de las digitaciones principales de las pentatónicas; las que nos enseñan y aprendemos en todas partes.

Veamos cómo quedan dispuestas las cuatro figuras en contexto. En el ejemplo he elegido la pentatónica mayor de G y la de su relativo menor Em:
FIGURAS en Escala Mayor Pnt

  • En las indicaciones aparece en rojo la raíz (tónica) del mayor y la del menor en morado. El círculo azul, resto triada, hace referencia a la triada del acorde mayor.
  • La diferenciación de agudo o grave para las figuras se refiere a la parte del mástil (octava).

Si os fijáis las figuras abarcan casi todo el espectro de las digitaciones convencionales (el conjunto de todas la bolas), menos tres puntos: Dos en la 6ª cuerda y uno en la 1ª, que luego se repiten en la siguiente octava (a partir de del traste XII). Pero ya sabemos que cualquier nota que aparezca en la 6ª se puede tocar en la 1ª en el mismo traste y viceversa; así que, hemos cubierto todo el diapasón con las figuras.

En esta ocasión también os dejo unas ideas que he organizado en una especie de canción, con frases y riffs; en TAB y en vídeo:

Figuras 3 SOLO
Figuras 3 SOLO

Y no olvides que si quieres, puedes recibir CLASES de guitarra, armonía y composición ON LINE informarte AQUÍ. También puedes ver más en mi canal de YouTube

Suscríbete👇

La adición de una triada concreta, ya sea mayor, menor o disminuida o aumentada, a una pentatónica dada, nos proporciona el recurso de incluir intervalos con respecto a la raíz del acorde base, que no se hallen originalmente en dicha pentatónica. Esto nos permite enriquecer con diferentes colores nuestras melodías, pero sin perder el carácter diferenciador de la pentatónica.

Cuando usamos escalas completas —diatónicas—, el sonido es muy característico, digamos, unificado: las notas tienden a crear una sensación lineal, que «hay» que romper tocando intervalos disjuntos para producir melodías no escalares. Una pentatónica ya contiene saltos en su estructura y se diferencia claramente de las diatónicas. Al añadir notas a una pentatónica cabe el riesgo de convertirla de nuevo en una escala similar a una diatónica, y por tanto perder su personalidad.

Por ejemplo:

La pentatónica mayor de C no contiene los intervalos de 4ª y 7ª. Si añadiéramos notas que generen estos intervalos de manera escalar (consecutivamente), el resultado sería similar a una escala Jónica, Lidia o Mixolidia.

En cambio, si nuestra interpretación discrimina claramente la pentatónica mayor de C por un lado, y por otro una triada que contenga todas o cualquiera de las notas que le faltan a la pentatónica mayor de C, por ejemplo la triada mayor de D —D, F#, A—, el resultado sonoro es claramente otro.

El oído diferencia como elementos separados la pentatónica mayor de C y la triada mayor de D, pero el conjunto posee sonoridad lidia.

Las maneras de combinar pentatónicas y triadas son diversas. Podemos considerar que una improvisación se ejecute eligiendo  una sola escala para toda la rueda de acordes,  e ir añadiendo la triada de los acordes por los que vayamos pasando. Tocar una pentatónica para cada acorde y completarla con su propia triada manteniéndonos dentro de la tonalidad actual. Utilizar triadas de acordes que pertenezcan a otras tonalidades para dar sensación de modulación —cambiar de tonalidad— aunque no se haga. O, un poco más arriesgado, utilizar triadas específicas que nos ayuden a movernos de tonalidad de manera real. E incluso combinar varias o todas las alternativas (en una secuencia de acordes lo suficientemente larga como para no embrollar al oyente con un despliegue de recursos excesivo).

Con este sistema podemos utilizar las diferentes alternativas disponibles tanto para enriquecer la improvisación en un acorde fijo, creando tensiones, como para anclar la escala genérica al pasar por cada uno de los demás acordes de la tonalidad.

En este último caso, la escala genérica que usemos en toda la rueda de acordes, irá prestando, al  pasar por cada uno de ellos, una sonoridad diferente a la improvisación o melodía, pero de manera que en muchas ocasiones las notas de la escala única no formen al completo la triada o tétrada del acorde en el que estemos.

Al añadir la triada, sus notas no serían tensiones para el acorde que en ese momento suene de base, sino que nos ayudarán a completar la triada o tétrada y definir —anclar— la improvisación al acorde en cuestión. Todo esto, recordemos, sin perder el carácter pentatónico de la escala, y por tanto de la improvisación o melodía que estemos ejecutando.

Por ejemplo; en una secuencia como ésta o similar:

│ C maj7 │F maj7  │Am 7   │G 7    │

La escala genérica más habitual que podemos usar es la pentatónica mayor de C:

C-D-E-G-A.

  1. En el acorde Cmaj7, C-E-G-B, la escala proporciona todas las notas de la triada, C-E-G, pero falta la 7ª mayor, B. Con una triada de G, G-B-D, o de Em, E-G-B, la tendríamos.
  2. En Fmaj7, F-A-C-E, la escala no proporciona la tónica del acorde, F, por lo tanto al usar su triada, F-A-C, o la de Dm, D-F-A, en combinación con la pentatónica mayor de C, dispondríamos de esta nota tan importante para ajustar la sonoridad a este acorde.
  3. En el siguiente acorde,  A-7, A-C-E-G, la escala sí nos proporciona todas las notas de la triada y de la tétrada, por lo tanto no nos haría falta incluir en nuestra improvisación su triada, A-C-E. Aun así, discriminar la triada de Am de la pentatónica mayor de C, nos serviría para dejar patente el paso por este acorde y diferenciarlo de su relativo mayor, Cmaj7, que representa el área de Tónica en la tonalidad en la que nos hayamos.
  4. En el último acorde, G7, G-B-D-F, la escala no proporciona su 3ª, B, ni su b7ª, F, dos intervalos muy importantes en la estructura de este acorde de tipo dominante. Para conseguir precisarlo usaríamos su triada, G-B-D. Así obtendríamos la sonoridad de la triada fundamental de G, pero nos faltaría la nota F, su b7ª, que define su carácter de manera clara. Las triadas que dentro de la tonalidad nos proporcionan esta nota son las de F, F-A-C, Dm, D-F-A, y Bdim, B-D-F. Las dos primeras no tienen la nota B: Podemos combinarlas con la triada de G y con la escala genérica alternándolas o mezclándolas. La única triada que nos aporta las dos notas que le faltan a la pentatónica mayor de C es la de Bdim, B-D-F, pero no contiene la raíz del acorde G, por lo tanto se nos quedaría «coja» a la hora de definir el acorde G7. Necesitamos usar las tres alternativas para definir este acorde apropiadamente.

En el caso de que optáramos por utilizar una escala por acorde, es decir, la pentatónica propia de cada uno de ellos, el sistema es parecido al que acabamos de ver. Sólo restaría analizar qué notas/intervalos son los que nos faltan en cada uno de los acordes y escoger una triada, de la misma tonalidad, que nos proporcione las notas buscadas:

En la secuencia anterior, en el acorde del cuarto compás, por ejemplo, G7, la pentatónica propia sería la de G mayor:

G-A-B-D-E. Faltan las notas C y F. Para completar esta escala podemos usar las triadas:

  1. Mayor de C, C-E-G.
  2. Mayor de F, F-A-C.
  3. Am, A-C-E.
  4. Dm, D-F-A.
  5. BØ, B-D-F.

En el acorde del tercer compás, Am7: A-C-D-E-G, faltan B y F. Podemos usar las triadas:

  1. Mayor de C, C-E-G.
  2. Mayor de F, F-A-C. En este caso, la nota F es prohibida en este acorde. Habría que usarla de paso, pero imprime un color diferente al conjunto.
  3. Mayor de G, G-B-D.
  4. Dm, D-F-A. Sucede lo mismo con la nota F.
  5. Em, E-G-B.
  6. BØ, B-D-F. La nota F se usaría de paso.

Ahora veamos todas las combinaciones posibles de triadas con una pentatónica mayor y con una pentatónica menor:

[Descarga las fotos para verlas más grandes o el pdf en el link al final del artículo]

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 
[En las tablas: El símbolo « — » significa que la opción no aporta tensiones y las opciones con un «NO» se refieren a que su uso no es apropiado porque las tensiones generadas no funcionan bien en los acordes en los que vamos a usarlas.]

Al indagar en las relaciones y combinaciones que acabamos de proponer, y al probar las diferentes sonoridades que se van creando, iremos descubriendo que algunas de ellas son cercanas a nuestros gustos y otras muy alejadas de lo que se espera comúnmente del uso de un conjunto de notas en un acorde determinado. Muchas de ellas servirán para enriquecer sutilmente el color de la improvisación, otras, de manera más drástica, desviarían el foco tonal del entorno armónico en el que nos hallemos, y en otras ocasiones, nos proporcionarán una herramienta para modular efectivamente.

Todo dependerá de lo que busquemos en cada momento y de las emociones que queramos transmitir. Además, como ya hemos sido conscientes en otras ocasiones, el criterio para escoger una u otra alternativa es subjetivo, de manera que, normalmente, nos deberíamos guiar por el sentido común y dejarnos sorprender por lo que la teoría nos aporta:

Conceptos desconocidos que con la experiencia integraremos en nuestro vocabulario, si las necesidades del guión así nos lo sugieren, que poco a poco manejaremos habitualmente hasta que, de nuevo, lleguemos a otra fase de nuestro aprendizaje en la que más elementos e ideas vendrán a sumarse al bagaje que ya disfrutamos. Esto, claro está, siempre que se siga un proceso de asimilación adecuado, es decir, el paso lógico por la acumulación de ideas, por su uso cabal atendiendo a capacidades y gustos; y por el desarrollo consecuente y original de una persona como músico completo.

PDF
Pentatónicas+Triadas