Vamos con la lección de esta semana. Esta vez con el análisis del conocido tema de los Allman Brothers, Jessica.

En vídeo analizamos el ritmo, las melodías, la armonía —aquello de que, «no es lo mismo tono que tonalidad»— y ciertas partes del solo.

Es un tema mixolidio, es decir, que está construido a raíz del V grado de la tonalidad de D, el acorde A. Pero luego cambia al grado I y modula a la tonalidad de G, donde el A, aunque es el tono principal del tema, cambia y se convierte en el II grado menor de G… Mejor que veas el vídeo jejeje

Espero que te sea interesante y útil. Y no olvides que si quieres, puedes recibir CLASES de guitarra, armonía y composición ON LINE. Informarte AQUÍ. También puedes ver más en mi canal de YouTube

Suscríbete👇

El bending es una técnica muy usada para dar carácter a los solos y líneas melódicas. Pero junto con la técnica de vibrato se trata también, por así decir,  de la firma del guitarrista.

De entre todas las formas o variantes para realizar esta técnica, me interesa mucho hablar hoy de el bending melódico. Como su nombre indica, se trata de hacer melodías utilizando solo un traste. Estirar y relajar la cuerda buscando, desde la nota de partida —la que se consigue pulsando la cuerda relajada en el traste correspondiente— las notas de la melodía base elegida.

Empecemos con un ejercicio primordial para conseguir melodías con el bending y que éstas estén afinadas. Desde una nota determinada —traste y cuerda apropiados—, hacemos consecutivamente bendings de ½ tono, 1, 1 y ½ , 2 y 2 y ½ si se puede.  Pero siempre recuperando la nota de salida. También sin recuperar, es decir, pasando de una afinación a la siguiente sin pasar por ø tonos, y recuperar totalmente al final.

Después los alternamos y hacemos combinaciones para ir guardando en la memoria física la tensión necesaria para conseguir una afinación determinada. Por supuesto esto hay que repetirlo en todas las cuerdas asequibles y en todos los trastes necesarios.

Un ejemplo:

Un ejemplo importante por su belleza y por su fama es el bending que hizo David Gilmour en el solo de Another brick in the Wall. Un bending que para hacer la melodía que el propuso, hay que estirar la cuerda hasta un máximo de 2 tonos y ½, jugando entre medias con distintas afinaciones para conseguir hacer sonar la melodía como si se ejecutara con la técnica habitual, tocar cada nota en su traste correspondiente.

Aquí tenemos la melodía base —independientemente de la técnica— que Gilmour compuso y cómo se debe realizar usando la técnica de bending melódico:

David Guilmour Bend.OK.jpg

Para conseguirlo necesitamos un sonido de guitarra que mantenga el sustain: Un compresor o un ligero overdrive, ya que el conjunto de bendings que debemos hacer para completar la melodía, hay que interpretarlo con un solo golpe de púa el principio, en le nota de salida.

Después, lo más importante, buscar la afinación de cada nota conseguida con bending para que se ajuste a la melodía base. Procurar que no haya ruidos extraños provenientes de las demás cuerdas. Y aguantar la tensión de la cuerda y la presión del dedo en el diapasón para que el sonido no se apague. ¡Suerte!

Aquí tienes un vídeo donde te lo muestro.

Y no olvides que si quieres, puedes recibir CLASES de guitarra, armonía y composición ON LINE informarte AQUÍ. También puedes ver más en mi canal de YouTube

Suscríbete👇

Un arpegio es, básicamente, la interpretación melódica de las notas que componen un acorde (tríada, tétrada o la estructura que sea).

A veces se confunde el arpegio con arpegiar un acorde, pero esto es una técnica de la mano derecha que consiste en tocar alternativa y no simultáneamente las notas de un acorde; mientras dejamos fija la mano izquierda (moviéndola solo cuando cambiamos de acorde). Normalmente con un patrón fijo, aunque a veces se haga de manera  aleatoria.

La sonoridad de un arpegio varía dependiendo de las notas que, obviamente, contenga la estructura del acorde que elijamos como fuente: Si el acorde es mayor su arpegio será mayor y sonará alegre, si es menor sonará melancólico y si tiene extensiones, el arpegio tendrá una sonoridad semejante al acorde original: oscuro, brillante, agresivo, hipnótico, etc. (El reconocimiento de una emoción al escuchar algo, depende da la subjetividad del oyente, claro está, pero hay ciertas tendencias en las sensaciones que producen unos tipos de sonidos u otros, que generalmente son parecidas en todas las personas.)

El orden básico de un arpegio es como la estructura teórica del acorde fuente: R-3ª-5ª; que tocaríamos repetidamente y/o en octavas sucesivas, agudas o graves. Se le añadirían las 7as, y demás extensiones o sustituciones, en el caso de que la situación lo precisase.

Por ejemplo un acorde X7sus4(9) tendría un arpegio así: R-4ª-5ª-b7ª-9ª

En esta ocasión, he elegido una serie de acordes mayores y menores con estructura de triada, así que no habrá 7as ni extensiones. En vez de tocar las notas de cada arpegio siempre ordenadas en posición fundamental: R-3ª-5ª; he tocado, cuando lo he necesitado, sus inversiones, es decir, la organización del arpegio cambiando la nota más grave —raíz— por cualquiera de las dos restantes y las demás en el orden consiguiente: R-3ª-5ª; 3ª-5ª-R; 5ª-R-3ª. Además tocándolas en el orden que me permite una posición determinada del mástil y no de grave a agudo, como se suele hacer:

¡Cuatro notas en dos cuerdas y dos trastes!

Para ello, en vez de buscar cada nota allá donde se halle, y se pueda tocar fácilmente, he tenido que adaptar las cuatro notas a mi disposición para conseguir las notas de cada uno de los siete acordes —arpegios— que hay en la canción. ¿Cómo?

Con bendings y slides.

Por ejemplo; tengo cuatro notas en mi paleta: D, E , G y A; mi arpegio será el de Eb (mayor), o sea, Eb-G-Bb . Para conseguir estas tres notas de momento dispongo del G, el Eb lo alcanzo desde el D haciendo un bending —o slide— de ½ tono y el Bb desde el A con otro bending de ½ tono. La fórmula sería entonces:

Eb-G-Bb ≈ D+½ – G – A+½

La rueda de acordes es la de Little Wing (la de la lección anterior: Cómo improvisar sin saber escalas):Y las cuatro notas a mi disposición: D, E , G y A, tocadas exclusivamente en los trastes 3º y 5º de las cuerdas 1ª y 2ª.

Cada vez que no tenga una nota entre las cuatro de mi paleta de colores, la conseguiré añadiendo a la nota correspondiente los tonos necesarios, con bending o slide. De esta manera se pueden crear melodías muy bonitas y sugerentes, por lo menos para mí.

Aquí está la tabla de arpegios y fórmulas:

Sin más te dejo un vídeo donde lo explico todo y lo toco para que oigas como suenan los arpegios con bending o slide.

Y no olvides que si quieres, puedes recibir CLASES de guitarra, armonía y composición ON LINE informarte AQUÍ. También puedes ver más en mi canal de YouTube

Suscríbete👇

 

 

Técnica de Bending en el que no suena el reverso del bending…

Y no olvides que si quieres, puedes recibir CLASES de guitarra, armonía y composición ON LINE informarte AQUÍ. También puedes ver más en mi canal de YouTube

Suscríbete👇

 

 

¡Bending! ¿Qué guitarrista no se caracteriza o diferencia por su tipo particular, o ausencia, de bending? Este recurso técnico define la personalidad de todos y cada uno de los guitarristas. Es como el deje típico de alguien al hablar, por el que se le reconoce de entre los demás.

La forma en como se ataca la cuerda que vamos a doblar, el recorrido desde que comenzamos a estirar hasta que se alcanza la nueva afinación, el vibrato final; cómo se retrocede hasta el punto original o se cambia a una nueva nota… Infinidad de matices que al interpretarlos, hacen que el bending sea parte de la firma intransferible de cualquier guitarrista.

Seguro que no hay una manera fija de realizarlos, aunque lo que sí es imprescindible —obligado, diría yo— es afinar: Un bending que no llega a la afinación es muy peligroso (excepto en algunas situaciones, como en el Blues, donde es una forma de retórica tonal específica del estilo); y un bending pasado de tono pone los pelos de punta. La afinación del bending es necesaria sobretodo cuando se ejecutan líneas melódicas al unísono o haciendo voces con otro instrumento, ya sea guitarra o cualesquiera que formen parte de la banda en la que tocamos (principalmente con instrumentos con afinación fija como el piano, sintetizadores, etc.).

La manera de alcanzar la afinación apropiada depende primordialmente del oído, pero no sólo. Entran en juego otros elementos: la presión que se ejerce para estirar o doblar la cuerda y vencer la tensión específica de cada una de ellas, en los diferentes puntos del mástil; y el vibrato al final del bending, que modula la afinación de tal manera, que de un bending desafinado podemos provocar un efecto coherente o novedoso.

Es importante tener en cuenta que la fuerza necesaria para alcanzar un tono determinado desde una nota con el bending, es diferente dependiendo del traste y de la cuerda donde se encuentre la nota de partida. Es muy diferente la presión que necesitamos para conseguir un Re desde Do en el traste 17/cuerda 3ª, que desde el 13/2ª o el 8/1ª. En cada sitio lo debemos realizar de distinta manera.

Otro punto a tener en cuenta, es que si el bending lo hacemos mientras escuchamos el barrido de afinación (la ascensión tonal que se escucha desde la nota original hasta la de llegada), es más fácil conseguir el tono justo. En cambio si hacemos un pre-bending para llegar a una nota (estirar la cuerda sin reproducir sonido hasta alcanzar la supuesta afinación y después tocar la nota final), la cosa se complica, pues nos falta la referencia acústica y sólo podemos valernos de la intuición física que nos dan los dedos al estirar las cuerdas (podemos “adivinar” el sitio en el que el bending dará la nota buscada).

El ejercicio que propongo, ayuda a desarrollar el oído y la intuición física.

Se trata de realizar un juego melódico sencillo, donde primero tocamos una nota final que tomaremos de referencia, y que tiene la misma afinación que la nota de salida del bending; para después conseguir la misma nota desde otra más baja pero ya con el bending. En este caso el tipo de bending es pre-bending. Tocamos la nota de partida, silenciamos, estiramos la cuerda sin barrido, y una vez alcanzada la tensión adecuada y el supuesto tono, tocamos la nota de llegada.

Bending en cuerda 1ª:

Bending en cuerda 2ª:

Bending en cuerda 3ª:

Vídeo demostrativo: