Cuando una cuerda de una longitud determinada vibra, lo hace en una frecuencia fija que determina la altura tonal del sonido que produce. Al ir reduciendo la longitud de dicha cuerda en proporciones divisorias, la frecuencia del sonido cambia y por lo tanto su altura tonal.

Si consideramos que el sonido que genera la cuerda con su longitud completa es la nota fundamental (tónica), al ir dividiendo su tamaño por números enteros aparecen notas diferentes de la fundamental, que van formando con respecto a ésta los intervalos de la escala. Dependiendo de si la longitud es, por ejemplo, la mitad,  un tercio,  una cuarta parte, etc., surgen las octavas, quintas, terceras, séptimas…

Cada nota, a su vez, está formada por un «racimo» de diferentes sonidos, en una secuencia parecida al acortamiento de la cuerda, que aparecen en el espectro sonoro y que no se reducen a las diferentes alturas tonales de la fundamental (octavas), sino que son múltiplos de la frecuencia del sonido primero (fundamental); sonidos que representan, con respecto a éste, diferentes intervalos de la escala.

Estos sonidos «formantes» son los llamados armónicos y aparecen en una serie interválica como la siguiente:

Tabla armónicos

Para conseguir estos armónicos en una guitarra, debemos posicionar el dedo, lo más exactamente posible,  sobre el punto adecuado donde se halle el armónico buscado, y rozar la cuerda ligeramente; pulsar la cuerda y dejarla vibrar. A veces es necesario en algunos puntos, una vez pulsada la cuerda, retirar el dedo para que le resonancia del armónico no se interrumpa.

Veamos un mapa de los principales puntos en los que se obtiene la secuencia de armónicos en cada una de las seis cuerdas. De los dieciséis puntos, no todos se pueden hacer sonar fácilmente, por eso reproduzco los más asequibles.

Armónicos

En cada una de las cuerdas, sumando todas las posibilidades y combinando los armónicos que podemos producir, podemos construir acordes del tipo:

  • Con tónica la nota de la cuerda al aire: Mayor de séptima menor y/o novena.
  • Con tónica la tercera de la nota que da la cuerda al aire: Semi-disminuido.
  • Tónica la quinta de la nota que da la cuerda al aire:
    • Menor con sexta mayor y/o oncena.
    • Acorde de séptima menor suspendido cuatro y/o trecena.
  • Considerando como tónica la séptima de la nota que da la cuerda al aire:
    • Mayor sexta sin quinta, y/o novena y/o cuarta aumentada.
    • Mayor (triada) con el bajo en su séptima menor, o lo que es lo mismo;
    • Un acorde suspendido dos sin quinta, con sexta y/o oncena aumentada.
  • Tónica la novena de la nota que da la cuerda al aire:
    • Mayor (triada) con el bajo en su segunda.
    • Acorde de séptima menor suspendido cuatro sin quinta, y/o novena.

Veámoslo en la cuerda 5ª (A) como ejemplo:

ACORDES ARMÓNICOS
A7(9) A, C#, E, G, B
C#ø C#, E, G, B
E-6(11) E, G, B, C#, A
E sus4(13) E, A, B, C#
G6(No 5ª)(9,#11) G, B, E, A, C#
A/G G, A, C#, E
Gsus2(No 5ª)(#11,13) G, A, C#, E
A/B B, A, C#, E,
B7sus4(9) B, E, A, C#

Como se puede apreciar, no todos los intervalos de la escala se pueden conseguir con armónicos naturales. Para ello debemos recurrir a la palanca de vibrato o trémolo. Cualquier nota que de un armónico determinado se puede variar relajando o tensando las cuerdas con la palanca. Sólo hace falta saber cual armónico dará la nota más cercana a la buscada y conseguir la afinación «de oído» desde ella.

Por ejemplo, si pulsamos la cuerda 3ª sobre el traste 5, obtenemos un armónico en tono G. Para conseguir la nota A, debemos tirar de la palanca hacia fuera hasta elevar la tensión de la cuerda un tono. Con esta técnica podemos buscar cualquier nota de la escala cromática que queramos hasta que el bloque del puente no nos deje tirar más de la palanca. A la inversa, presionando la palanca hacia el cuerpo de la guitarra, relajando la tensión de la cuerda lo justo y suficiente, podremos ir consiguiendo todo el cromatismo: F#, F, E… hasta que el juego de la palanca no de más de sí y choque con el cuerpo.

Con un poco de habilidad y paciencia, podemos reproducir con armónicos melodías fáciles o más complejas, además de los arpegios que naturalmente genera cada una de las cuerdas.

Para ilustrar esta técnica he elegido un tema de Jeff Beck que se llama Two Rivers del álbum Guitar Shop, en el que toda la melodía está hecha con armónicos, algunos de forma natural, según se producen al pulsar las cuerdas en el sitio apropiado, y otros conseguidos por medio de afinar los naturales con la palanca de vibrato.

Además he improvisado encima de la rueda de acordes del tema de Jeff Beck, incluyendo la melodía de Johannes Brahms – Wiegenlied Op. 49 No. 4 (Lullaby), muy reconocible, aunque la armonía de Two Rivers es muy diferente al tema original de Brahams.

Acerca de Javier Cabañas

"Wabi es la belleza de las cosas imperfectas, mudables e incompletas. Es la belleza de las cosas modestas y humildes. Es la belleza de las cosas no convencionales".

Los comentarios están cerrados.