Ritmo Interno (Another Place —Jeff Beck)

 

El sentido del ritmo es una capacidad que camina paralela al desarrollo de la inteligencia. Es algo innato: la expresión de las primeras fases del proceso en el que el lenguaje y los vehículos que usamos para comunicarnos se perfeccionan. No tener sentido del ritmo es algo que impide disfrutar «plenamente» de la música, pero como cualquier otra habilidad se puede desarrollar. Los sistemas que se utilizan pasan por la coordinación corporal, la escucha, el reconocimiento de la cadencia marcada por un patrón rítmico percusivo, la imitación, el baile, etc. Y a pesar de los tópicos, todos, como individuos, tenemos ciertas capacidades intelectivas y por tanto rítmicas. La destreza para reconocer, reproducir o imitar ritmos más o menos complejos, es debida a influencias del entorno, étnicas y culturales. Las personas son «válidas» en sí mismas, no tanto por causas genéticas, como por las circunstancias que apoyan o impiden el aprendizaje.

Todo esto interviene en el desarrollo de lo que llamo ritmo interno:

Una corriente intuitiva que provoca un pulso (como los clics de un metrónomo), que nos sirve de guía para interpretar a tempo (uniformemente) una melodía, un patrón rítmico, un grupo de acordes o una improvisación completa; sin referencia de tempo externa. Es decir, que es nuestro sentir, lo que hace posible tocar de una manera que se conoce con la expresión en latín ad libitum (a voluntad) y que, a pesar de las variaciones de tempo adoptadas, planeadas o fortuitas, aporta a la percepción del pasaje interpretado, un sentido rítmico cabal y uniforme.

Para demostrar esta emoción-intuición,  he elegido el tema del asombroso Jeff Beck, Another Place, de  su álbum Who Else.

Lo he interpretado de dos formas: Sujeto a un tempo fijo; que podría utilizarse para su transcripción; pero no tiene alma. Y de manera libre; guiado por mi ritmo interno; más espiritual y humano. Curiosamente, después de escucharlo y tocarlo unas cuantas veces para aprendérmelo, pude seguir y anticipar los movimientos de Jeff Beck. Su ritmo interno me guiaba y me capacitaba para captar como él, lo que probablemente sintió.

¿Es contagioso el ritmo interno?

Ver: Desarrollo del ritmo interno

Video demostrativo: